1 de julio de 2015

Renacimiento

Estamos en uno de los movimientos más conocidos de la pintura: El Renacimiento.
Para experimentar como fue esta etapa elegimos a dos pintores italianos: Sandro Boticcelli (Florencia 1445-1510) y Leonardo Da Vinci (Vinci 1452-Amboise 1519) y para ser más precisos nos concentramos en la obra "El nacimiento de Venus" y por supuesto "La Monalisa". Descubrimos que no sólo la técnica había cambiado, también el tema pues no sólo se pintaban temas religiosos, estos dos pintores se atrevieron a imaginar más y a empezar a crear un estilo propio incluyendo más paisaje y sobre todo atención especial a la perspectiva. En el caso de Da Vinci el esfumato y la perspectiva y en el caso de Boticcelli las veladuras, la expresión de los rostros y en ambos la técnica del temple al huevo pero ahora con aceite de linaza y por supuesto en esta etapa, los colores de la paleta eran muy amplios aunque seguían moliendo sus pigmentos y ellos mismos creaban sus pinturas. Estos dos pintores usaron modelos para realizar estas obras, la modelo de Boticcelli era muy conocida y de la Monalisa se dicen muchas cosas y aún no se develan todos los misterios, incluso dicen que la Monalisa podría ser un autorretrato del mismo Da Vinci ¿será?.

Tuvimos que tener mucha paciencia para realizar estas pinturas y nos centralizamos en el rostro de ambas. Utilizamos muchas capas de temple oleoso, una encima de otra y así sucesivamente. Los tonos de la piel de Venus y de la Monalisa son muy distintos, la expresión también, y nos dimos cuenta que Boticcelli y Da Vinci cambiaron el rumbo del dibujo y la pintura.
Les presentamos nuestra interpretación de la pintura y pintores del Renacimiento. 



Planisferio realizado por Luz.


Así era Sandro Boticelli
















Así era Leonardo Da Vinci
















Realizados sobre cartulina opalina con colores, lápices de acuarela y plumines, 14 cms  c/u (aproximadamente )  


Así pintaban Boticelli y Da Vinci 
















Realizados sobre madera preparada con gesso. Pintados con temple al huevo y aceite de linaza. 
30 x 30 cms c/u.











2 de junio de 2015

Azul y más azul de Giotto

Estamos en la Edad Media para conocer a un pastor que desde muy niño mostró su talento para el dibujo y la pintura. Su nombre era Giotto, quien nació en 1266 en un pueblo cercano a Florencia, así que geograficamente seguimos instalados en Italia. 
La historia cuenta que Giotto salía a pastorear a sus ovejas y mientras ellas comian Giotto las dibujaba. Un día, estaba dibujando una oveja con un pedazo de tiza sobre una roca y pasó por allí Cimabue, el pintor más conocido de esa época y cuando vió el dibujo de Giotto quedó sorprendido al ver el gran talento que tenía para dibujar, entonces convenció al padre para que Giotto fuera su aprendiz. Pasados los años Giotto aprendió mucho y fue haciéndose famoso. Una de las aportaciones que hizo a la pintura, fue la perspectiva y el color azul tan característico que aparece en casi todas sus obras, también le da mayor importancia al paisaje. Este pigmento azul en realidad era conocido como azulultramar y en aquella época se le conoció como el azul-oro, pues era incluso más caro que el mismo oro. Trabajaba al fresco, sobre los muros y su técnica era el temple al huevo y pintaba con tal realismo que alguna vez pintó una mosca en un rostro y la gente llegaba y queria espantar a esta mosca sin saber que era parte del cuadro. Uno de sus trabajos más importantes fue pintar la Capilla de los Scrovegni, en Padua.

Para realizar nuestras pinturas inspiradas en Giotto, preparamos primeramente la tabla con una mezcla de yeso y cemento para imitar un muro, después fuimos aplicando los pigmentos con temple al huevo, descubriendo que hay que tener mucha paciencia para esta técnica que no es nada fácil de manipular pues hay que esperar a que seque para aplicar más y más capas. También nos concentramos en imitar el azul de sus obras y pensar en poner objetos cerca y lejos para lograr una perspectiva en el dibujo. Asi que aquí les presentamos los azules de Giotto.

Planisferio realizado por Sofia.


Así era Giotto.
















Realizados sobre cartulina opalina con colores, lápices de acuarela y plumines, 14 cms  c/u (aproximadamente )  

Así pintaba Giotto.

















Realizados sobre madera con una base de cemento y yeso, pigmentos y sellador. Pintados con temple al huevo. 
30 x 30 cms c/u.